Un negocio de éxito para todos

El modelo de negocio de Ingelia representa una oportunidad sostenible y atractiva para una amplia gama de actores involucrados en este nuevo concepto de biorefinería circular:

Municipios y empresas municipales de tratamiento de residuos

Ingelia propone una solución para que los municipios alcancen la meta de la CE en el reciclado de residuos, reduzcan las tasasde tratamiento del 20-50%, eviten el vertido de residuos y ahorren dinero. Ingelia es capaz de proporcionar una amplia gama de soluciones empresariales a los municipios, garantizando una tasa de tratamiento de residuos de 20-50% inferio que la media de la UE, manteniendo el tiempo de retorno de inversión de la planta HTC en un máximo de 6,5 años. Los municipios recibirán un beneficio adicional gracias a la aplicación circular directa de los productos finales de las plantas de Ingelia a nivel local y regional. Ingelia dedicará importantes esfuerzos a sensibilizar a los ciudadanos y a todos los productores de residuos orgánicos, mejorando la eficiencia de la recogida selectiva y la calidad del material recibido. Esto llevará a una mayor tasa de reciclaje de residuos orgánicos.

Empresas de tratamiento aguas residuales

Gracias a los esfuerzos de la UE para aumentar el despliegue de plantas de tratamiento de aguas residuales en Europa, actualmente la producción masiva de lodos de aguas residuales se está convirtiendo en un problema cada vez más urgente a resolver por parte de las empresas de tratamiento de aguas residuales. La tecnología HTC se ha demostrado como  una solución para la extracción de la carga orgánica de los lodos de aguas residuales, produciendo un bio-combustible sólido de alta calidad y un fertilizante líquido adecuado para diferentes aplicaciones. Ingelia garantiza a las empresas de tratamiento de aguas una reducción en el coste de tratamiento de los lodos de depuradora y propone un canon de descarga inferior a 60 €/t, que es a su vez inferior a la media europea.

Industrias agroalimentarias

Las industrias agroalimentarias que se pueden beneficiar del modelo de Ingelia con la valorización de grandes cantidades de lodos producidos durante el procesamiento de alimentos y otros materiales orgánicos como lodos de papel, piensos, leche, frutas, verduras, etc. Los residuos procedentes de los sectores industriales son un material de alta calidad para el modelo de Ingelia. Y los productos obtenidos: biocombustible sólido, y fertilizante líquido, pueden ser vendidos en el mercado (por ejemplo, a industrias del sector del acero, la energía, los agricultores, etc.), reduciendo el tiempo de retorno de inversion de la planta HTC.

Apoyo a los objetivos del Acuerdo de París

El concepto de Biorefinería de Ingelia representará un gran apoyo para la consecución de la meta de reducción de las emisiones de CO2 (40% a nivel nacional) establecida por la CE en 2015. El modelo circular propuesto por Ingelia está totalmente alineado con el “Circular Economy package” publicado por la Comisión Europea. Además, el proyecto contribuirá a aumentar la tasa de reciclado fracción orgánica de RSU del 40% en 2050 con respecto a la del 2000.

Una oportunidad de negocio para Industrias

Las industrias podrían reducir la cantidad de emisiones de CO2 fósiles sin afectar el flujo de caja anual, reemplazando los combustibles fósiles convencionales con un biocombustible sólido como el Biocrbón producido por Ingelia, evitando el impuesto sobre el CO2 y aumentando la sostenibilidad de todo el proceso. Además, el concepto de Ingelia dará a estas empresas la oportunidad de convertirse en una parte crucial de la economía local y regional, proporcionando beneficios directos a los ciudadanos.

Una nueva solución sostenible para los agricultores

El sector agrícola recibirá dos beneficios del modelo propuesto: los lodos producidos o el estiércol digerido podrían ser procesados a un precio de descarga muy bajo, sin necesidad de secado. Posteriormente, el fertilizante líquido producido podría darse a los agricultores de forma gratuita o a bajo coste, dependiendo del modelo de negocio identificado, mientras que el Biocarbón podría ser utilizado para mejorar la calidad del suelo y obtener mejores cosechas.

 

Mejorar el modo de vida de los ciudadanos de la UE

El modelo Ingelia aportará beneficios sanitarios y económicos para los ciudadanos europeos. Gracias a una valorización más eficiente de los residuos orgánicos y a costes de tratamiento más sostenibles, los impuestos municipales y regionales sobre residuos podrían reducirse y se permitirán desarrollar sistemas de recogida de residuos más eficientes. Un sistema eficiente de recogida de residuos mejorará la calidad de vida de la ciudad, la belleza del paisaje y la seguridad. Además, evitará la eliminación de residuos orgánicos y lodos en los vertederos, o lo que es peor, en las corrientes de agua, por lo que reportará beneficios directos al medio ambiente y a sus habitantes.